El derecho a la educación no es para todos…

El derecho a la educación implica una regulación normativa que contiene la posibilidad de las personas de acceder a la educación, lo que significa que existen bases legales para fijar los parámetros correspondientes al proceso educativo. En la mayoría de los países del mundo el sistema educativo se divide en educación pública y educación privada, la educación pública está en manos del estado que cuenta con organismos especializados para atender los centros educativos que están sujetos a su control y la educación privada debe continuar la lineamientos vigentes del estado respetando el ordenamiento jurídico vigente pero goza de autonomía en la modalidad de sus clases, manejo de personal y administración de su presupuesto.

La calidad de la educación es un tema de debate ya que no todas las instituciones brindan una educación integral o completa a sus estudiantes, en cada país la situación es diferente y los resultados de una educación de calidad y una educación deficiente se observan en el desempeño de sus estudiantes y profesionales. El aporte que los estudiantes y profesionales pueden hacer a la sociedad es un reflejo de su formación académica, además del conocimiento autodidacta y el talento que cada persona pueda manifestar hacia determinadas áreas, es fundamental la formación académica que fortalezca y haga brillar esas potencialidades individuales.

Las desigualdades en la educación son enormes, existen instituciones muy limitadas en la formación que brindan a sus estudiantes, así como existen instituciones que ofrecen un contenido mucho más amplio, con una planificación estratégica eficiente y una disciplina mejor concebida para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esta desigualdad que es muy similar a la que existe en otros ámbitos, proyecta un dinamismo social cada vez más sumergido en los asombrosos contrastes de este planeta… No se trata sólo de las diferencias entre unas instituciones educativas y otras, la problemática va más allá del tema de la calidad, que también es importante, pero uno de los problemas más lamentables que existen en materia educativa es la falta de acceso a la educación, cuando no hay centros educativos, cuando los centros educativos son escasos o muy lejanos y peor aún cuando la educación está prohibida.

Quizás muchos de ustedes se estén preguntando en este momento: ¿Por qué se prohíbe la educación? y por extraño que parezca esta prohibición lleva muchos años, recuerdo que una vez leyendo una revista me encontré con un reportaje titulado NIÑAS EN EL EXILIO, en el que se hablaba de “niñas de tercera”, las cuales tenían que luchar a diario con el factor distancia y las prohibiciones imperantes para poder trasladarse hasta una de las pocas escuelas a las que se les permitía asistir en Afganistán. En ese artículo afirmaban que las niñas mayores de 9 años no podían ir a la escuela y algunas eran educadas clandestinamente. Unas niñas en su adolescencia que eran refugiadas en Pakistán asistían a una escuela Improvisada cuya sede era una choza de adobe, con el deseo de educarse y con el sueño de ingresar algún día a la universidad, una de las jóvenes mencionó su ilusión de estudiar en Harvard y luchar por su derecho a la educación, inspirada en el trabajo realizado por la organización Save the Children en el campamento donde vivía esta pequeña gran soñadora.

Al conocer esta situación, me interesé por investigar un más acerca de este tema y en ese momento encontré algunos datos impactantes: en Benin solo el 19% de las mujeres adultas sabía leer y escribir y a la mitad de las niñas se les negaba la educación, en Nepal solo el 28% de las las niñas recibían educación y en Marruecos solo el 31% de las mujeres mayores de 15 años sabía leer y escribir, aunque en el caso de Marruecos se produjo un cambio con un aumento del 11% en la asistencia de las niñas a la escuela en tan solo un año. Recuerdo que cuando leí en la revista aquel reportaje que me tocó el corazón, también vi una cifra difícil de olvidar: “según reportes de Unicef, a 115 millones de infantes en todo el mundo -la gran mayoría niñas- se les niega el derecho ir a la escuela».

Estos son los datos más importantes sobre los problemas educativos a nivel mundial:

  • 262 millones de niños y jóvenes entre 5 y 17 años no asisten a la escuela según un informe de UNICEF.
  • Entre los países con mayor tasa de abandono se encuentran Afganistán (46 %), Sudán (45 %), Níger (38 %) y Nigeria (34%) .
  • Más de 600 millones de niños que están en la escuela están aprendiendo casi nada y más de la mitad de los adolescentes latinoamericanos terminan la secundaria sin saber leer bien.
  • Casi las tres cuartas partes de las niñas en Sudán del Sur ni siquiera llegan a la escuela primaria.
  • Menos de la mitad de las niñas en Haití completan la escuela primaria.
  • Más de 130 millones de niños no asisten a la escuela primaria.
  • Existe una escasez de docentes en los países más pobres que requiere la contratación de 69 millones de docentes antes de 2030 para cumplir con los objetivos globales marcados en el campo de la educación según la ONU.

Como se puede constatar, los problemas en materia de educación siguen estando presentes, no han sido resueltos, requieren de un mayor esfuerzo e inversiones significativas para garantizar el derecho a la educación, porque la educación no está al alcance de todos, hay muchas personas excluidas de procesos educativos eficientes que les permitan formarse y desarrollarse como profesionales útiles para la sociedad.

Lamentablemente en lo que va de este milenio podemos decir con toda certeza que la educación no es un derecho de todos…

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s