¿Qué pasa con los servicios públicos en Venezuela?

Cuando hablamos de servicios básicos nos referimos a aquellos servicios con los que debe contar toda persona para asegurarse un mínimo de calidad de vida, de manera tal que sus necesidades más inmediatas puedan ser satisfechas. Estos servicios en cualquier país del mundo pueden ser clasificados como servicios públicos o servicios privados, durante muchos años en Venezuela también era así, hasta que ocurrió la estatización de todos los servicios básicos; pasando a manos del Estado uno por uno y decreto tras decreto.

Haciendo un estudio actual de la situación de los servicios básicos, lo primero que debemos tomar en cuenta es si su funcionamiento o distribución está garantizando el bienestar social o por el contrario está causando perjuicios. Revisemos el servicio del agua, en Caracas que es la capital las fallas en la distribución de agua son severas y en el resto del país la situación es muy parecida, el servicio eléctrico presenta fallas constantes siendo los estados occidentales los más afectados.

Otro servicio que presenta irregularidad evidente es el del gas doméstico, la mayoría de los usuarios deben esperar meses para que les sean vendidas las populares bombonas y un servicio que tiene a muchos con la sensación de estar en selvas urbanas es el de las telecomunicaciones ¡wao! Las empresas telefónicas y las que prestan servicio de Internet en Venezuela presentan gran cantidad de quejas.

Voy a colocarle la lupa jurídica a este tema tan íntimamente relacionado con la cotidianidad, porque ¿quién no necesita los servicios básicos? A ver… ¿Qué dice la constitución nacional? El artículo 156 en su numeral 29 otorga como competencia del poder público nacional “El régimen general de los servicios públicos domiciliarios y, en especial, electricidad, agua potable y gas”. El artículo 281 en su numeral 2 establece como una de las atribuciones del Defensor del pueblo: velar por el correcto funcionamiento de los servicios públicos, amparar y proteger los derechos e intereses legítimos, colectivos o difusos de las personas, contra las arbitrariedades, desviaciones de poder y errores cometidos en la prestación de los mismos”…

El artículo 164 del mismo texto constitucional en su numeral 8 señala como competencia exclusiva de los estados cuya administración y gobierno está a cargo de sus respectivos gobernadores: “la creación, régimen y organización de los servicios públicos estadales” y una norma que no podemos dejar por fuera para esta publicación es el artículo 178 constitucional que de manera puntual en sus numerales 4 y 6 confieren a los alcaldes de cada municipio competencia en materia de saneamiento ambiental, aseo urbano, servicio de agua potable, electricidad y gas doméstico, entre otros. Aquí vemos en la figura del alcalde la autoridad más cercana a las comunidades, quien está facultado para actuar, gerenciar y gestionar aportando soluciones.

Aquí el asunto no es por falta de regulación legal sino por errores prácticos: falta de inversión, carencia de obras públicas de envergadura y la improvisación que debería ser sustituida por la planificación para obtener mejores resultados.

¿En qué consisten las multas?

Hablar de multas es sinónimo de sanciones, desde un sentido estricto la sanción a la que me refiero en esta publicación es al castigo legalmente previsto aplicable a quien transgrede una norma, lo que significa que hay una pena pecuniaria que se impone por alguna falta o contravención.

Antiguamente se hacía un uso abusivo de las multas, aplicándose a casi todos los delitos, pero esa situación fue cambiando al punto de representar actualmente un tipo de sanción que se impone sólo a algunos delitos y faltas. Dependiendo de la nación en la que nos encontremos, la legislación tendrá prevista la sanción pecuniaria para los sujetos que con su conducta violen las normativas vigentes.

Hay delitos que además de contemplar las multas también incluyen penas corporales como el arresto, la prisión o el presidio, y porque imponen penas principales y penas accesorias. Cuando la única pena impuesta es la pecuniaria, el sujeto infractor debe pagar una cantidad de dinero como una forma de resarcir el daño que cometió.

Las multas más comunes conocidas por todos son aquellas que se imponen a quienes infringen normas de tránsito y transporte terrestre, causan daños a los espacios públicos, cometen delitos ecológicos, deben impuestos o incumplen cualquier obligación tributaria, etc. Es importante revisar las ordenanzas municipales porque en su mayoría contienen las multas aplicables en las localidad y eso varía según la ubicación geográfica de que se trate.

El Bullying ¿un trampolín para el delito?

El bullying es el maltrato psicológico, en ocasiones acompañado de agresiones físicas que comete un sujeto en forma repetitiva sobre su víctima para causarle daño, incomodidad y cualquier impacto negativo a nivel emocional.

Al agresor lo llamaremos sujeto activo, al maltrato lo vamos a llamar conducta negativa, la manera específica de manifestar esa conducta es el medio de comisión y a la víctima la llamamos sujeto pasivo. El sujeto activo se puede presentar en singular o en plural, a veces no es una sola persona sino varias, las características principales de el o los sujetos activos son las siguientes:

  • Sobrestimación: se cree superior al sujeto pasivo, se considera mejor o más fuerte.
  • Selectividad: elige a su víctima, escoge a quien considera más débil.
  • Autocomplacencia: siente placer o sensación de triunfo cuando ataca reiteradamente a su víctima.

La conducta negativa: es la acción que es capaz de cometer el sujeto activo para causar el bajón emocional en el sujeto pasivo, porque es lo que realmente le interesa como agresor: provocar malestar (depresión, tristeza, dolor, etc) en esa persona que considera fácil de atacar.

El medio de comisión, es la forma específica en la que se manifiesta la conducta negativa, puede variar dependiendo de la capacidad de planeación o el nivel de agresividad del sujeto activo. Hay sujetos activos de temperamento nervioso, lo que significa que son más mentales en su proceder, son profundos y analíticos por lo que el medio de comisión suele ser más ordenado y sistemático (se valen de artimañas, estrategias, tácticas) y otros sujetos de temperamento sanguíneo se asocian más a los ataques intensos, rápidos y en ocasiones físicos.

El sujeto pasivo, también es llamado víctima y es la persona agredida que recibe la conducta negativa dirigida a mermar sus emociones. Características principales:

  • Vulnerabilidad: tiene rasgos de su personalidad que lo hacen permisivo o sumiso ante los ataques del agresor.
  • Temeridad: perciben a su agresor como una figura fuerte y difícil de enfrentar.
  • Inseguridad: en la mayoría de los casos no se atreven a comentar la situación a sus familiares y personas cercanas, por lo general lo hacen cuando el maltrato se ha prolongado.

Existe una situación que es necesario aclarar en esta publicación, en la mayoría de las legislaciones el bullying no está tipificado como delito pero representa un enlace para que se cometan delitos… ¿Qué quiero decir con esto? Si en tu país el hecho de bullyar a alguien no es delito, no puedes accionar las vías policiales o judiciales en razón de ese hecho como tal, pero si puedes tomar acciones legales si los medios de comisión que han sido empleados por el sujeto activo están relacionados con otras conductas que si se encuentran tipificadas en el código penal o en leyes especiales. Si al agredido le han dado palizas podemos denunciar por el delito de lesiones, si se ha humillado o intentado dejar en entredicho la moral u honor del ofendido también se pudiere demandar la presunta injuria o difamación de que se trate y así sucesivamente con las demás conductas tipificadas como delitos que pueden derivar de una conducta bullyca.

En lo que respecta a la criminología, esta ciencia social en su concepción más general estudia las conductas delictivas con el objeto de elaborar una planificación de políticas de prevención y sanción de la criminalidad. Desde el punto de vista de la prevención del delito, merece el bullying un especial tratamiento por parte de esta ciencia, ya que como mencioné anteriormente, son mayoría las legislaciones que no lo contemplan como delito, pero considero que es un caldo de cultivo para que se susciten hechos que pudieren terminar en delitos. No quiero decir con esto que toda agresión de naturaleza bullyca termine consumando delitos, pero en mi opinión considero que hay altas probabilidades de que tales agresiones influyan en el fenómeno variable de la criminalidad, cuyas estadísticas se obtienen en relación a la producción del crimen en una sociedad determinada dentro de un lapso determinado.

Recordemos que la criminalidad es un fenómeno:

  • Social
  • Humano
  • Variable
  • Complejo
  • Plural

Y los factores que influyen en la variación de la criminalidad son:

  • Factores socioeconómicos
  • Factores comunicacionales
  • Factores políticos
  • Factores culturales

Por lo que no sería descabellado pensar que si el fenómeno del bullying desde hace años está presente en la sociedad, podemos considerarlo dentro de algunos de los factores influyentes en la variación de la criminalidad. Y lo que debe importarle en gran manera al derecho es el manejo científico de los casos de bullying para tomar medidas preventivas que disminuyan las probabilidades ciertas de que esas conductas bullycas terminen en delitos como: lesiones, violaciones, homicidios, riñas, injurias y muchos mas…