¿Emprendimiento o comodín?

Reciban un cordial saludo todos mis lectores, hoy en la sección #Gente voy a tratar un tema relacionado con los mecanismos que emplean mis compatriotas venezolanos para enfrentar la crisis económica del país, esta vez no voy a referirme a las actividades del comercio informal porque eso lo abordé en una publicación pasada, hoy voy a hablar de ese escape ingenioso que han encontrado muchos como fuente de ingresos o como distracción con serio potencial económico.

El área predominante para emprender hace más de una década es la de alimentos y bebidas, hay un sinfín de establecimientos y negocios virtuales dedicados a la venta de todos aquellos productos relacionados con la alimentación, desde los platos más variados hasta los dulces más caseros. Es una situación un poco extraña, porque a pesar de que hay negocios que al poco tiempo dejan de ofrecer sus servicios también hay negocios que se han mantenido a pesar de las pocas ventas, me explico… Usted pasa por cualquier local de comida (restaurant, kiosco, tarantín) y no se ve lleno de gente como hace 15 o 20 años atrás que para poder comprar unas empanadas había que esperar bastante rato por la cantidad de clientes que había en ese tipo de establecimientos. En cuestión de cantidad, es menor la demanda porque hay gente que no tiene dinero suficiente como para comer frecuentemente en la calle, por lo que surge la pregunta razonable: ¿cómo se mantienen abiertos ciertos negocios a pesar de la crisis? Hay varias hipótesis: la de tener activos en el exterior, la de ser enchufado del gobierno, la de tener varios negocios y jugar al complemento, entre otras.

Hay personas que se han ido del país para no quedarse trabajando a pérdida y otras que han vendido sus empresas y se han marchado por no tener seguridad económica, inclusive hace poco leí que la primera ganadora de Latín American Idol, nuestra venezolana Mayré Martínez vendió todo su emprendimiento empresarial y desde el año 2009 se fue a vivir a Los Ángeles. Es lógico que al igual que ella muchos han hecho lo mismo, obviamente las cosas en el país deben seguir funcionando, bien o mal pero funcionando porque nada es estático, todo es movimiento; el cambio económico es impresionante, y ocurren rarezas que dibujan incógnitas nada descabelladas…

Ahora, si reviso con cuidado y lo que quiero es encontrar algo más ingenioso desde el punto de vista de lo que significa emprender, me alegra enterarme de que hay gente creativa que se toma el tiempo de hacer las cosas, ya que para mí el término emprendedor es bastante amplio y general, pero entre una persona que venda algún producto común y otra persona que se dedique a crear algo novedoso y diferente, considero más emprendedor al creativo que hizo un mayor esfuerzo. De eso también hay, aquí hay gente ingeniosa y talentosa…

En Ciudad Guayana hay un chico que debido al problema del combustible transformó su vehículo y está haciendo las pruebas para que funcione eléctricamente, en Caracas está la muchacha que fue tendencia por transformar su bicicleta convencional en una bicicleta eléctrica que corre 70 kilómetros por hora, y así como ellos de vez en cuando se dan a conocer otros emprendedores que trabajan con lo que tienen, que son capaces de cambiar su realidad y si se lo proponen también la de otros…